La izquierda mexicana es una izquierda implantada, poderosa, referente obligado de nuestra política. Gobierna y ha gobernado varios estados de la República, su presencia en el Congreso hace mucho tiempo que dejó de ser testimonial y sus diagnósticos, propuestas e iniciativas coadyuvan a modelar el espacio público. Sus dos grandes tareas —creo— son contribuir a asentar y profundizar nuestras rutinas democráticas e intentar generar políticas capaces de revertir las oceánicas desigualdades que modelan al país. A esos dos asuntos están dedicadas las siguientes notas. Pero antes permítanme una introducción de contexto.

Leer completo

La primera reforma política del México reciente, la de 1977, consistió en una operación simple pero significativa. Se trataba de sincronizar el mundo de la política institucional con la política que se desplegaba por muy distintas vías y que no lograban encontrarse. El país vivía una enorme conflictividad que se expresaba en los mundos sindical, agrario, universitario, empresarial, también a través de una guerrilla urbana y otra rural, o en la aparición de nuevos partidos y publicaciones, y sin embargo, en 1976 México fue a unas elecciones federales donde apareció en la boleta una sola candidatura presidencial. La política institucional era de unanimidades mientras todos los días diferentes conflictos sociales y políticos ponían en evidencia que el país no cabía bajo el manto de una sola organización partidista.

Leer completo

29 mayo, 2014

Como en botica

La fiscalización de las finanzas de los partidos recae en el Consejo General del INE, a través de una comisión, que se auxiliará de una unidad técnica. El INE puede delegar la fiscalización ordinaria a los organismos locales. No obstante, la fiscalización de los gastos de campaña, que ahora tiene que realizarse en un tiempo más corto, porque el rebase de los topes de gasto pueden llevar a la anulación de la elección, supone un reto de dimensiones extraordinarias.

Leer completo