No sabemos discutir. Se nos dificulta hasta extremos inverosímiles procesar información, valorar el conocimiento y sobre todo argumentar. Pero eso sí, tenemos más que afiladas las capacidades de adjetivar, descalificar e incluso amenazar. Y si creen que exagero pueden darse un paseo por las redes. El siguiente es un manual para no perderse en la siempre tortuosa búsqueda de comprender, sino para activar una serie de recursos probados contra sus contrincantes.

Ilustración: David Peón

1. Si usted piensa que los argumentos de una persona u organización son deleznables por ser precisamente de ellos, tiene en sus manos una herramienta infalible. Si cree que son chairos o fifís, conservadores o liberales, no se tome el tiempo y menos el trabajo de escuchar y valorar sus planteamientos. Están viciados por venir de donde vienen. Active de inmediato las descalificaciones.

2. Las explicaciones de su adversario pueden ser ignoradas explorando y explotando su descendencia o ascendencia, sus amigos y conocidos. “Es hijo de, es primo de, hay una foto en la que aparece con, sabemos de buena fuente que en segundo de primaria jugaba con Permanganato de U, hoy un notorio huachicolero”. Esas relaciones –ciertas o no- son una nube perfecta para evadir los dichos fundados de su rival.

3. Hay una reacción más elemental y contundente. Más vigorosa y estúpida. Si usted no está de acuerdo con lo que dice fulanito de X no es necesario que se esfuerce en contradecir con pruebas sus afirmaciones. ¿Para qué? Acúselo de recibir “chayote”, de escribir por consigna. Eso hace innecesario el estudio, la auténtica confrontación, la búsqueda de entendimiento.

4. Existe un recurso un poquito más sofisticado. Descalificar por las supuestas intenciones que se encuentran tras lo que se dice. No por lo que se afirma, sino por lo que usted “descubrió” que está detrás: una intención aviesa, una fórmula para hacerle el caldo gordo a los infelices que son sus adversarios. Así, no tiene que rebatir las evidencias y puede olvidarse de lo que se postula. Usted es un exorcista que no se deja engañar y descubre que las proposiciones no son más que máscaras que esconden lo realmente inaceptable.

5. Hay una técnica relativamente novedosa, preguntar al otro ¿qué estaba haciendo, digamos, durante la masacre de los tutsis en Ruanda? El resorte que se activa es el de la indignación moral porque nadie que haya dado la espalda a una tragedia de esas dimensiones, según usted, está calificado para emitir una opinión, y peor aún, un juicio. Con ello, los dichos de esos insensibles sobre cualquier otro asunto no deben ser tomados en cuenta y pueden colocarse, sin rubor, en el cesto de la basura.

6. Inhabilitar a su adversario de una manera “elegante”. Digamos, si se preocupa por el cierre de las estancias infantiles, puede usted revirar “¿y no es mucho más grave el conflicto comercial entre China y los Estados Unidos? Eso si nos traerá secuelas nefastas”. De esa manera no entra al asunto y lo reduce hasta hacerlo intrascendente, no digno de perder el tiempo por él.

7. Existe un recurso de recursos. Tradicional y con cierta alcurnia, el dictado amenazante: “se le hace el juego al enemigo” (que puede ser la derecha o la izquierda, el gobierno o la oposición, Estados Unidos o Rusia —ootra vez—). Así las balbuceantes o sólidas opiniones de una persona no son eso, sino parte de un mecanismo superior de confrontación entre dos bandos. Entrar a desmenuzarlos no es más que una pérdida de tiempo, porque la razón nunca está en los argumentos, sino, a priori, en el bando de su preferencia.

Hace años un amigo me contó que, en la Gran Bretaña, a los niños se les enseñaba desde primaria a debatir (no sé si sea verdad), a contestar a los argumentos de sus compañeros. Y por supuesto no se valían recursos ad hominem, ni leer intenciones, ni insultos, ni chantajes. El problema entre nosotros es que creemos en otro código: la fuerza del argumento no se encuentra en él, sino en el beneplácito de la banda.

 

José Woldenberg
Escritor y ensayista. Su más reciente libro es Cartas a una joven desencantada con la democracia.


Publicado originalmente en El Universal.

 

Compartir