1 agosto, 2014

Israel y Palestina

Es la “y” lo que intento subrayar. Sí, esa conjunción copulativa que implica suma y que debe substituir a la “o” que incita a la exclusión. “O tú o yo”. Dado que se trata de dos naciones en un pequeño territorio, cualquier solución de largo alcance requiere del reconocimiento previo de esa realidad que solo los fundamentalistas o los ciegos pueden querer exorcizar. No “Palestina o Israel”, porque eso implica la no aceptación ya no digamos de los derechos de los otros, sino de su existencia. Un Estado palestino y seguridad para Israel podría y debería ser el desenlace de un conflicto que a lo largo de las décadas ha sembrado demasiadas víctimas y un odio rancio.

Leer completo