LA CRUDA
José Woldenberg
La cruda es:
– “Malestar que siente al despertar quien ingirió en exceso bebidas alcohólicas el día anterior”
– Pago diferido
– Desazón física y en ocasiones moral
– Dolencia efímera y no tanto
– La estela negra de “la conversación, la risa y la bebida”
– Sombra que acompaña la existencia por horas y a veces por días
– Resaca, para los españoles
– Castigo divino…para los creyentes
– Mal reiterado, circular, machacón, porque “el que toma una vez pulque, su casa es el tinacal”
– El infierno, luego de visitar el paraíso, escribió Christopher Hitchens
– Ramificación del enunciado “la cruda suerte”, “suerte cruel y despiadada”, según Guido Gómez de Silva
– Combustible para lecciones no solicitadas: “Quien se entrega a la bebida, enemigo es de la vida”, “No es bueno empinar el codo, porque el que es borracho, es todo”
– Paso lento -dilatado, extendido- del tiempo
– Dolor de cabeza, náuseas, acidez estomacal, deshidratación, fatiga, somnolencia; juntas y mezcladas según una página encontrada en Google coincidente con la experiencia de algunos amigos
– Enemiga de la luz, el barullo, el ruido
– Demandante de agua y más agua
– Exceso de alcohol en la sangre
– Disparadora de remedios infinitos e inservibles,
– Momento para el arrepentimiento, la contrición, los remordimientos, la expiación, es decir, males pasajeros
– El crepúsculo del licor
– Inescapable después de “N” tragos
– Intoxicación
– Mucosas del estómago heridas, vapuleadas, lastimadas
– Sufrimiento auténtico, probado, genuino
– Periodo menos recomendable para los sermones
– Nerviosismo contenido
– Educadora, vuelve humilde al más soberbio, dócil al más rebelde, manso al autoritario
– Estado de ánimo depresivo
– Cuna de potenciales misántropos
– “Hospital de pecadores” dijo Chesterton de la Iglesia
– Esclavitud luego de la liberación
– Paralizadora
– La insoportable pesadez del ser
– El desaliño del erizo
– Nulas esperanzas
– Dormir en penumbra
– Chubasco seco
– Estado que reclama gentileza, trato fino, consideración
– Vida árida
– El túnel lóbrego posterior al reventón
– Adivinanza tradicional y visionaria: “Licor de las verdes matas/ tú me tumbas, tú me matas/ y me haces andar a gatas”
– La auténtica muerte chiquita
– Episodio que sigue a “las del estribo”
– Aliento pastoso, fétido, nauseabundo
– “Distinto amanecer”, sin Julio Bracho, Andrea Palma y Pedro Armendáriz
– Temblores, vómitos, mareos, cuando es monumental, oceánica
– Tumba fugaz
– Ensueño y desmemoria
– Penitencia laica.

Nexos Nº 446, febrero de 2015

 

Compartir